Viernes, 07 Junio 2019 16:10

MUJERES TODO TERRENO, MUJERES EMPODERADAS Destacado

¡Newen domoche!
El miércoles 29 de mayo, un nuevo curso Más Capaz, Mujer Emprendedora, llegó a su fin. El municipio, a través de su alcalde Nivaldo Piñaleo, en conjunto con Sence y la OTEC Simón de Cirene, realizaron una emotiva Certificación que concluyó en un rico cóctel para celebrar el logro de once mujeres luchadoras.

Al final, nos acercamos a hablar con algunas de las beneficiadas y pudimos conocer las tremendas historias humanas detrás de cada una de ellas.

Todas merecen ser destacadas, por lo que esta nota es insuficiente, sin embargo, mencionaremos, por el momento, algunos detalles de cuatro de ellas.

"Nadie me va a quitar lo aprendido"

La Lamngen Rosa Crespo Manquepi, del lob mapu Butalelbun, es hermosa. Sonríe con los ojos y te hace sentir bienvenido al instante. Ella viajó a cada módulo desde su comunidad con esfuerzo porque "quería venir a aprender, por esto tuve que hacer grandes sacrificios para pagar mi pasaje, pero terminé mi curso y nadie me puede quitar lo aprendido. Con esto amplié mi negocio y ahora le cocino de todo a mis turistas. Estoy muy contenta por mí", señaló nuestra lamngen y nosotros nos emocionamos con ella porque se nota que está orgullosa.

"Confiar en una y confiar en las demás"

Pascal Ibáñez es joven y con muchas ganas de salir adelante. Con fuerza y empuje ha apostado por el negocio de la comida. Señala que el curso fue una experiencia enriquecedora, sobre todo en lo emocional, ya que "aprendí a confiar en mí misma, a valorarme, y eso es fundamental. También fue bueno porque pudimos romper prejuicios, ya que éramos un grupo diverso, las ñañas de la cordillera pensaban que las de Ralco éramos pesadas, y ahora somos amigas y nos ayudamos"

Pascal ofrece sandwich artesanales con un toque gourmet. "Ahora quiero comenzar a hacer hamburguesas de cordero y sandwich veganos", señala.

Tejiendo sueños

La lamngen Francisca Huenchucán Quipaiñan es una activa tejedora del grupo We Rayin. Sus manos crean hermosos ñimin, que son diseños propios de la cultura pewenche y representan conceptos ligados a la naturaleza y al equilibrio.
Ella ha expuesto en diversas ferias y es reconocida por su carisma: "Es bueno aprender y esto me ayuda a seguir enalteciendo mi cultura", señaló.

Alto Biobío, territorio que acoje

Alejandra Gatica llegó hace 8 años a nuestra comuna. Acá se casó y formó su familia. Señala estar enamorada de la gente y del territorio, por eso "pretendo hacer mi vida acá y ser feliz".
Alejandra comenzó su negocio por necesidad y urgencia. "Un día quedamos sin trabajo mi esposo y yo, y estábamos en pleno proceso de construir nuestra casa, así que le dije 'mi amor, voy a vender sushi', y me ha ido muy bien, por eso pretendo experimentar con ingredientes locales como piñón y carne ahumada de la cordillera".
Acota que sus principales clientes son los peñi y lamngen, quienes se sorprenden con estos sabores nuevos y le dan consejos para crear nuevas recetas.
"Con las chiquillas del curso nos hicimos amigas, quedamos de ir a tomar mate a las casas de cada quien, pero recién cuando termine de cambiarme a mi casita podré tener tiempo para visitar a las ñaña", finaliza Alejandra.

Desde la Radio Alto Biobío y Comunicaciones Interculturales invitamos a las demás emprendedoras a hacernos llegar imágenes de sus negocios y, desde ya, quedan invitadísimas a la radio a conversar sobre sus sueños y proyectos.

 62220239 2700567779959380 1205407808850231296 n
Visto 117 veces